Objetivos

A medio-largo plazo 


Entre sus actividades destacan

el estudio de los nuevos escenarios y retos laborales, que anticipen soluciones y ofrezcan alternativas a los desafíos futuros

No se trata de alcanzar una solución única e inequívoca, lo cual es inviable; sino de confeccionar propuestas viables de cambio. Estas deben ser fruto de una reflexión pausada en un entorno nutrido de especialistas. Hay que empezar a cuestionarse un no tan lejano futuro robótico y empezar a prever los cambios que serán necesarios para evitar una masiva destrucción de empleo. Asimismo, habrá que adaptar las normas laborales y la idiosincrasia empresarial a un nuevo mundo tecnológico, donde las antiguas concepciones y estructuras ya han quedado obsoletas y no dan respuesta a un universo digital y superconectado.

A corto plazo:


En primer lugar es fundamental implicar a los interlocutores sociales para

fomentar el debate social e implantar en la sociedad la idea y la certeza de la necesidad de un cambio

A continuación, habrá que identificar aquellos aspectos cuyo impacto es inminente y para los cuales no existe ni tan siquiera un esbozo de respuesta:

La rama jurídica: nuestro modelo jurídico-laboral no está preparado para soportar los nuevos formatos de trabajo, lo cual genera desprotección al trabajador e impide la implantación de negocios con base tecnológica por falta de normativa adaptada (p. ej., la arcaica regulación del trabajo autónomo en relación al trabajo ofrecido por las nuevas empresas de plataforma web)

La rama educativa: hay que cambiar los itinerarios formativos para incluir en la escuela cursos de programación, pues ya hoy estos son más populares en la educación post-secundaria.

La rama social: aparte de concienciar a la población de estas necesidades, habrá que tratar otros aspectos que ya están perjudicando nuestro modelo económico: envejecimiento de la población, disminución de la natalidad, las desigualdades sociales y la posibilidad de una renta básica universal, etc.

La rama tecnológica: empezar a abordar las consecuencias directas de los avances tecnológicos y pensar en cómo reconvertir, a corto plazo, los perfiles sustituidos por la robotización, a otros puestos no mecanizados.